jueves, 24 de julio de 2014

Por qué algunos elegimos creer


La tolerancia es una cualidad que los argentinos debemos aprender a desarrollar. Me considero una persona tolerante en algunos aspectos, sobre todo, en el religioso.
Yo no predico la religión que profeso, la católica, y no me interesa hacerlo. Voy a misa y creo en Dios. Considero estas prácticas tan justas como las declaraciones de aquél que no cree en ninguna "fuerza" o ser superior.

Respeto todas las creencias o no creencias. Pero antes que no creer, yo prefiero hacerlo, porque trabajo en medios de comunicación y estoy constantemente bombardeada de las miserias y atrocidades que ocurren en el mundo. Porque se me parte el alma cuando leo sobre guerras, violaciones, asesinatos, maltrato, explotación laboral, explotación infantil, tráfico de personas, hambre, etc.

Pero yo no creo en Dios porque "Él nos va a salvar", y no me pregunto "¿Por qué si existe un Dios, no hace nada para que esto no ocurra"?

Creo en Dios porque no me entra en la cabeza que existan seres humanos seamos tan despreciables, porque necesito creer que "algo" más existe. Porque somos lacra, egoístas, explotadores, somos capaces de las miserias más mundanas. Somos capaz de matar, violar, nos creemos dueños del mundo. Entonces los que creemos, tenemos que creer que hay algo mejor, que no estamos solos entre nosotros los asesinos y psicópatas. Que algo más allá espera y está presente y nos cuida, porque yo, con nosotros no me quedo.

No hay comentarios: