domingo, 16 de diciembre de 2012

La huerta...

El año pasado, cerca de noviembre fui al INTA a pedir semillas del programa Pro Huerta fascinada con la idea de comer tomates que crezcan en mi patio trasero. Aré un metro por un metro de tierra, planté lechuga, tomate y no me acuerdo que más y puse un precario espantapájaros. No creció nada. El pasto copó la parada y asumí que lo verde no es lo mio.

Luego de la compostmanía que me agarró hace un par de meses atrás (leer dos entradas pa' abajo) hice un curso de huerta aromática. Eran dos horitas en 15 días, qué podía perder. Cuestión que me encontré siendo la más joven y la única que no tenía idea de jardinería. Todas las presentes hablaban de su jardín y de su gran cosecha de tomates y albahaca.

Volví al INTA a pedir las semillas de este año e hice las cosas bien. Lo que iba en almácigo lo preparé y lo que crece directamente en la tierra también. Con mucho esfuerzo y de a poco aramos casi dos metros por tres de tierra y volví a imaginarme comiendo tomate de mi patio de atrás.



Compré macetas, tomillo y ciboulette para comenzar a integrarlas frescas a las comidas y además para que actuén como plaga de mi huerta.



He aquí los resultados luego de más de dos meses:


EL COMPOST:
Bueno, yo le puse mucho empeño. Los residuos orgánicos de la casa fueron a parar al cajón con tierra que había preparado, con semilla y todo. El tema es que tuve que taparlo para que la perra no lo escarbe y eso actuó como invernadero. Nacieron una decena de plantas de zapallo anco de las semillas que había tirado así que lo abandoné, ¿Cómo iba a desperdiciar tamañas plantas?. Así que ya veré como sigue eso...





Hice almácigos de LECHUGA y luego los planté. Así están actualmente:


Los más lindo de todo es el MAÍZ:

Los planté directamente en la tierra, previo a tener las semillas en agua durante un día, y cada día están más altos.. Se viene un verano/otoño con mucho choclo, espero.



Lo segundo más lindo es el ZAPALLITO VERONÉS (verde). La semilla creció en almácigos como plago y luego los trasplanté. Le regalé a mi suegra e inclusive me di el lujo de descartar algunos.


En las raíces, que sacan unas flores amarillas geniales, encontré algunos que ya están saliendo.

De los TOMATES, sólo puedo darme crédito de un sólo almácigo que aún no transplanté, los que planté en la tierra me los regaló mi papá. Y compré dos plantines de TOMATE CHERRY que puse en baldes de helado de diez litros y ahora rebozan. Ya comimos los rojos, ahora hay que esperar nuevamente, pero está lleno...(foto arriba).


Por último, hice almácigos de ALBAHACA pero me la atacó algo y algunos no crecieron. Una planta la planté con el tomate y ahí va. Le regalé a mi hermano otro. Y me quedé la más grande yo, pero ahí va... no  sabe si crecer o ser devorada por esa plaga invisible.
Ahí se ve la albahaca, el orégano que ligamos del curso, melisa que también ligamos en el curso y un plantín de tomate. Lo demás es pasto.

NO me creció el pimiento, no hubo caso...por más que lo intenté en varias oportunidades, y no planté ni APIO, ni RABANITO, ni POROTO. Todo lo que está en mayúscula es lo que el Instituto Nacional de Tcnología Agropecuaria nos brinda gratuitamente a través de Pro Huerta.

No es fácil, a veces te cansa esperar que crezcan las cosas, te da pereza, pero todo se resume a tener ganas. Yo las saqué de páginas y blogs que te enseñan a tener tu huerta aunque ni siquiera tengas patio y tengas un balcón de 1x1 metro, de persistente, de comprobar si realmente es posible comer lo que cosechas y el verdulero ayudó un poco rompiéndome el orto cada vez que voy a comprarle...

En fin, esta entrada no tiene otro objetivo más que generar lo que otras generaron en mi: ganas... Al final, todo se resume a tener ganas, como en todo.