martes, 29 de diciembre de 2009

Como para terminar el año up!..

..y haciendo catarsis como siempre..
Que te rompan el corazón alguna vez en tu vida es fundamental..y no hablo de ese primer amor de primaria o ese chabón que jamás te dio bola.
Digo enamorarte perdidamente de alguien, darle todo lo que tenés y más, y de la nada, puf! algo destruye eso que duró 2 días o 5 años.
Yo tengo una teoría en la que una vez que nos enamoramos, no nos desenamoramos más. El amor se multiplica y se desplaza, pero una vez que amamos, no hay vuelta atrás. Y hasta que no encontremos un nuevo depositario va a quedar en otra persona.
La cuestión es esta: nos enamoramos y nuestro mundo pasa a ser el mundo de la otra persona. Nos despertamos por ella, comemos por ella, salimos de nuestra casa para verla sólo a ella y no apartamos nuestra mente de su persona. Cuando nuestra persona amada desaparece de nuestra vida por distintas razones, nuestro corazón, en vez de resignarse a la pérdida continúa por el mismo camino.
Y amamos más que antes, vivimos por ella mucho más que antes, soñamos con ella como nunca porque ahora que no la tenemos, la queremos y YA, y en mi caso me alquilo películas que me hagan llorar a moco tendido, escribo y fumo sin parar con una sola pregunta en mi cabeza: ¿Por qué?
Ese alejamiento sirve para descubrir si amábamos realmente a la persona, o sólo lo que nos hacía sentir.
Sea lo que sea, cuando nos reponemos de un desamor volvemos más fuertes, y no porque hayamos superado determinada etapa o porque ya sabemos como reaccionar la próxima vez. Sino porque el dolor te acompaña siempre. Un corazón roto no se compone, se sana, lo sanan, pero al igual que en la piel, las cicatrices quedan..para recordarnos (con nostalgia) que simplemente....no estábamos destinados a ser..

1 comentario:

Samantha dijo...

Pero a no olvidar, que el como termina la relacion, como termina ese amor... Puede ayudarnos a sanar mas rapido o no.